,

 

Quilmes Way en la XK Traverse, Gran final en San Luis.
11 al 14 de febrero de 2009

Por Javier "Cata" Dolso

Ya fue, pasó la XkTraverse’08 en San Luís. Pensar que parecía tan lejana cuando Dani (Daniel Touceda) me comento de correrla, allá por mediados de Noviembre.
Difícil situación, aceptaba o no, tenía miedo en fallarle, él va mejor que yo y nunca corrimos juntos... como nos llevaríamos?  después de tantos kilómetros los temperamentos cambian... como reaccionaríamos?
A fines de noviembre le dije que si y entre entrenamientos y vacaciones llegamos al 2 de febrero, una semana antes de viajar, y nuestro asistente, conocedor del tema pues es corredor de aventura, se baja por problemas personales, menudo problema!!!
No teníamos dentro del gym alguien que nos asistiera, pues se iban al cruce de los Andes, qué hacemos? Dani me avisa que Guille(su primo) esta de vacaciones, le comenta y acepta. No sabía en lo que se metía, con decir que nunca fue a ver una carrera... Tuvo que aprender a los ponchazos como armar una bici, acomodar equipos, que sacar, que no... Incertidumbre total

Lo conocí el día anterior a la carrera y cuando nos dieron ruta y mapas de carrera, saco una libretita y anotaba todo lo que debía tener listo para cuando llegáramos a cada transición, tenía un susto bárbaro!
Marcamos en los mapas el camino a seguir, cenamos pasta, ahora a dormir  previo colocar el portaequipaje en mi bici. Por la mañana nos trasladamos a la estancia “La Candela” y después de una pizza libre, arco inflable, largada!


Dani sale aceleradísimo, le digo “tranqui, esto aún no empezó”, la punta toma un camino equivocado y la mayoría lo sigue, varios equipos buscamos más al oeste el camino correcto, pero se complica por la vegetación y las lomas, lo encontramos y avanzamos, luego erramos una senda que nos atrasa un poco, pues para llegar a la correcta vamos a campo traviesa. Pasamos el PC1, donde Pablo nos advierte, “ojo con la bajada”, tenemos que llegar al fondo de una quebrada muy abrupta y luego por el arroyo, entre piedras redondas y un calor intenso, que lo hace interminable, ir hasta un puesto para salir a la ruta provincial N°3 donde, luego de estos 15 km de trekking, nos esperan las MTB que nos dejo listas Guille (la mía con la rueda trabada!!!) pues no hay asistencia. A rodar los 27 km para llegar al PC2 en la estancia “La Serrana” en Nogolí, el buen ritmo que pusimos nos permitió dejar varios equipos atrás.
Nos reabastecernos de líquido y alimentos preparados por Guille, a quién no le alcanzan las manos para buscar y traer lo que pedimos. Ya eran las 18hs, salimos caminando, nada de correr, se venía el trekking más duro, más de 1000 mts de desnivel a lo largo de 42 km, primero bordeando el dique Nogolí hasta el río Del Molle que alimenta el embalse, ahora río arriba buscar el PCO del puesto Don Juan, llegamos después de cruzar el cauce unas 10 veces, marcamos, cargamos agua, nos alimentamos y salimos, ya eran las 22hs.

A vencer el mayor obstáculo, una subida muy pronunciada, desde los 1300 a los 2000 mts; fijamos un ritmo parejo y sin detenernos a las 2 horas la teníamos superada, estabamos en zona de PCradio, donde se debía informar la posición por la VHF para que nos habilitaran a seguir con rumbo al próximo PC en La Carolina. Ya autorizados buscamos un puesto montaña abajo, donde nacía una senda que luego se unía a una huella, zigzagueante por la planicie como una serpiente de varios kilómetros; ya sobre ella nos abrigamos, ahora buscar una pirca que la atravesaba y por esta luego de rodear varias vertientes y cruzar el río, llegamos al PC3 en el museo de La Carolina (un lugar con historia y calidez, para visitar), eran la 6 hs del jueves 12.

Guille nos tiene listas las MTB, la sopa y unos fideos con atún, los pies duelen, subimos muchas pendientes y con los pies mojados, las ampollas crecen. Nos tiramos a dormir un rato y luego de un café con leche en marcha nuevamente, ahora con rumbo al PC4 en el dique Las Huertitas, al norte del macizo puntano. Primero por ruta con fuertes subidas y bajadas con vados muy resbalosos, en uno nos cruzamos con el equipo chileno Columbia, detenido a la vera del camino, un integrante se saco el hombro de lugar al caerse en el vado. Era de día, ahora camino de tierra y pendientes suaves, pero... si, siempre hay un pero, empezó a soplar un viento norte intenso justo contrario a nuestro rumbo.
Entre subidas y bajadas por la planicie puntana, superando varios vados, llegamos al PCV en un cruce de camino, anotar código JFK 963, hidratar y alimentarse al toque, ahora predominan las bajadas, seguimos cruzando arroyos, rumbo a Las Chacras, donde debíamos registrar el nombre de las calles de la Intendencia, mientras Dani anota en el pasaporte, escucho un psssiiiiiii, si te imaginas, pinchazo! la cubierta trasera de Dani se desinfla ante nuestros ojos que no entienden nada, estabamos detenidos y sobre asfalto!!!
A buscar un lugar cómodo y con sombra, casi eran las 13 y el sol pegaba fuerte, tanto viento en la planicie y acá apenas brisa. Unos vecinos salen y ayudan a Dani en la reparación, mientras yo organizo el enorme plano (de 60x100cm) para el último tramo, nos quedaban unos 30km aún,  superar un pequeño cordón montañoso y sobre el final ya por ruta bordear el embalse para llegar a la bahía donde el PC4, kayak y Guille nos esperaban.
15:30 hs, mucho calor, mientras hacemos el cambio de indumentaria para subir al kayak, nos hidratamos, gracias Fer por los hielos!!! A remar por la bahía hasta entrar en el centro del embalse y buscar el PCV al sur , en el fondo del embalse sobre un arroyo secundario, no soy ducho en esto y una lancha con sus olas genera en mí momentos de zozobra, Tranqui Cata no pasa nada! me tranquiliza Dani; Vamos más cerca del orilla, me siento más seguro! le contesto.
Encontramos el PCV, sellamos, esta sobre una olla (pileta natural en la piedra), con una cascada muy bonita, daba para quedarse a tomar unos mates!

Ya de vuelta, con el viento en contra, se hace más llevadero el calor y reflejo del sol en el agua, los pies dolían, el esfuerzo en el trekking pasaba factura, Dani sugiere no hacer la subida del trek siguiente, lo analizamos mientras volvemos a la bahía y tomamos la decisión de no arriesgar en quedarnos a mitad de camino, queríamos terminar la carrera,  veníamos 13° en la general, aunque con esta decisión penalizaríamos. Hablamos con la organización para ver donde continuar, nos indican que seguiríamos con el trekking en la escuela, posterior punto de transición con la bici.


Comemos, cargamos todo en el auto y nos vamos para Las Chacras, donde se ubicaba el PC7 en el camping, llegamos a las 22 hs, aún no sabíamos a que hora nos autorizaban a subir a la escuela, con esa incertidumbre, mientras nos tomamos un café con triples de miga, se hizo la medianoche; nos avisan “equipo 22 puede salir a las 3”! Dormimos unas 2 hs y a las 3 Guille nos lleva a la escuela, distante 14 km del camping, mucha pendiente, pesado hasta para el auto! Pasadas las 4 de la mañana arrancamos el trekking de 8 km hasta la zona de cuerdas, al llegar como era de noche y teníamos un stop obligatorio de 2 hs, cumplimos con este antes de hacer las cuerdas, disfrutamos de unas galletas con atún y nos acostamos casi una hora. Son las 7:30 a ponerse el arnés, cintas de seguridad, mosquetones y descensor, allá vamos, la prueba consistía en un cayoning con dos vías ferratas, por el cauce del arroyo, y dos rappeles al costado de cascadas, uno de unos 15 mts y el otro algo más de 50 mts, este último era casi vertical y terminaba en un cajón de 2 mts de ancho por 20 de largo, a la mitad del recorrido me detuve a ver como el chorro de agua se desmenuzaba y como una densa niebla caía en el fondo acompañada por el bullicio de las golondrinas que tienen sus nidos en los huecos de la pared, ESPECTACULAR! Al terminar la cuerda caías dentro del agua, mamita! fue el momento más critico para mí de la carrera, me entro un julepe, entre el frío del agua y mis limitadas condiciones de nadador, no llegaba más a salir de esos 40 mts de natación! Vamos Cata! Alentaba Dani que paso primero. Pensar que era su primer rappel in situ, practico solo una vez en una palestra, y bajo muy bien; Bárbaro Dani!

El regreso a la escuela donde Guille nos dejo las bicis con la indumentaria necesaria, y a bajar hasta el PC7, dejamos el equipo de cuerdas y trekking, reaprovisionamos líquido y comida y a las 11:30 salimos, con 106 km por delante, rumbo al embalse La Florida, mucho calor, poco viento, para los primeros kilómetros por ruta, tomamos una senda rumbo al camping Las Vertientes, pasando por cascos de estancias y puestos a través de un camino comunitario, que nos deposito en el río Conlara de buen caudal, cruzamos el vado con el agua por sobre la mitad de la rueda, buscamos el PCV, no lo encontramos, anotamos lo que decía el cartel “Camping Río Conlara”, nos sentamos en una mesa a la sombra a comer e hidratarnos, no hay nadie. Cargamos agua y a trepar por el camino para buscar las planicies, rumbo al cruce de Las Vertientes, mi rueda trasera se desinfla, cambiamos la cámara y seguimos, luego del cruce por un camino más transitado buscamos una tranquera donde sale una senda comunitaria (pasa por el interior de varios campos privados) con muchas tranqueras y arroyos, muy lindos paisajes! pasamos por la estancia El manantial Blanco hasta llegar al paraje Los membrillos, Agua fresca para el cuerpo y las caramañolas, faltan 30 km, Dani sugiere ir más rápido, queremos llegar de día para hacer el kayak!
A escasos 10 km, en una abrupta subida, Dani corta la cadena, reparación y a buen ritmo llegamos al camping Punta del Sol, pasadas las 19:30hs, base del PC8. Sorpresa! La actividad náutica estaba suspendida por un frente de tormenta, tomamos las 2 hs que nos faltaban de stop obligatorio, lo demás era tiempo muerto; Alito penso que tipo 4 de la mañana saldríamos. Guille nos armo la carpa, a las 22 nos vamos a duchar para luego dormir. En el medio de la ducha aparece Guille diciendo que como mejoro el clima y llegaron 2 equipos, salíamos ya a hacer el kayak, a correr, equiparse y al agua, tanto apuro que no destrabamos el timón y nos faltaba la luz intermitente, volver a la orilla!

Cruzamos el embalse, totalmente calmo, en busca del río Grande, oscuridad total, apenas vemos con las frontales. Le grito a Dani derecha! derecha! zafamos del árbol que asoma 30 cm al siguiente pum le pegamos con el costado!Debemos navegar por el río hasta encontrar el puente donde esta el PCV, anotar FUS 994, volver al centro del embalse ya con la luz de una luna casi llena, para dirigirnos al final del mismo donde se encuentra el otro PCV en el camping municipal sobre el río Trapiche, dejamos el kayak en la margen y caminamos unos 300 mts, sellamos y a regresar al camping Punta del Sol, tomar las bicis para recorrer los últimos 37 km de carrera, mitad pavimento, mitad tierra, después de El Durazno, PCV, erre el camino y tuvimos que regresar unos 2 km, tenía que esperar a Dani, venía tranquilo ya, disfrutando del paisaje serrano iluminado por la luna y de terminar semejante carrera!
Entramos al hotel  Sueños del Volcán juntos, con Guille corriendo a nuestro lado, sacando fotos, a las 3:20 hs atravesamos ese arco que parecía tan lejano, llore, Dani reía, Guille le alcanzaba un porrón que hace honor a nuestro equipo Quilmes Way Team! Todo alegría, todo festejo...
Aún hoy a días de terminar sigo disfrutando cada metro de carrera como si aun estuviese recorriendo las sierras puntanas!

Muy buena carrera y organización! Felicitaciones Alito, Pablo y todo el Staff, siempre al lado de los corredores y asistentes, realmente te sentís protegido aún estando en el medio de la montaña! Nos vemos en Tucumán. Gracias a todos, los Cumpas del gym, Claudio, mi hermana Pao, los padres de Dani con el auto, que aportaron los elementos que necesitamos para ir, fueron los granitos de arena que junto a nuestra cal, cemento y agua, nos permitieron construir ese tercer escalón del podio.
Gracias Sil y Gaby, por exigirnos a sacar esa cal que tenemos adentro; Ese, el parcial de 106 km de bici, donde fuimos el equipo más veloz, te lo dedicamos a vos, Sargento Fabio!
Gracias Guille, pusiste el agua necesaria, sin vos no hubiésemos logrado nada!
Gracias a nuestras familias que estuvieron pendientes, a los mensajes, Colo te pasaste,

 a mis Enanos y a ese tuyo Osvaldo que resume el cemento que tuvimos con Dani:“el haber llegado a la meta en una carrera de este tipo es realmente un logro, es tener cabeza, entereza física y una fuerza de equipo sin igual, un abrazo muy grande de corazón”
Javier “Cata” Dolso - Quilmes Way Team (equipo N°22)
Fotos gentileza de la organización de Xk Race